MURO DE JOHN LENNON

La mañana del 8 de diciembre de 1980, John Lennon fue asesinado cuando regresaba a su apartamento en Nueva York. Pocas horas después de la muerte de Lennon, este callejón de Praga apareció pintado con su imagen, en lo que parecía una llamada de atención frente al régimen comunista contra el que la juventud checa empezaba a movilizarse.En torno a la imagen del cantante comenzaron a aparecer, a su vez, textos reivindicativos, las letras de sus canciones y consignas políticas que se valían del papel de Lennon como defensor de los derechos civiles para protestar contra el gobierno.
Tras borrar los graffitis del muro en varias ocasiones e incluso instalar cámaras de seguridad, las autoridades terminaron rindiéndose ante la insistencia de los jóvenes praguenses por convertir el lugar en un símbolo de la libertad de expresión dentro de un régimen donde la propia música de los Beatles estaba prohibida.